Como llegar a ser un buen educador 3

Educador  Vs  otro profesional

“Y me hice maestro, que es hacerme creador”.

José Marti

Un día mientras decidía que profesión seguir, escuche las siguientes palabras: ” Si como profesional eres un fracaso, entonces hazte maestro da igual !!” ……………………..

Y es que algunas veces las personas suelen pensar de esta manera, algunos han criticado la idea de “vocación” y prefieren hablar del maestro como si se tratase de una profesión entre las muchas que existen entre la vida social. Pero existen otras dimensiones del trabajo del maestro que lo diferencian radicalmente de los demás ámbitos laborales.

En la mayoría de los trabajos, el empleado convive con personas adultas y colabora con ellas. Es valorado según el “producto” o el rendimiento que ofrece a la empresa. Puede ser expulsado si falla a normas éticas elementales de respeto hacia compañeros y jefes, o si se permite ausencias injustificadas que dañan el funcionamiento de la compañía.

El maestro, en cambio, no sólo trabaja con otros adultos, sino que su acción está orientada principalmente hacia niños y adolescentes. Sobre ellos ejerce un influjo de gran importancia para la adquisición de conocimientos y para el crecimiento hacia una personalidad madura y equilibrada.

Algunos Aspectos Discutibles

El maestro es maestro las 24 horas del día por el resto de su vida. Cualquier otro profesional trabaja ocho horas al día.
El maestro cría y educa a toda una sociedad. Cualquier otro profesional cría a sus propios hijos.
El maestro rinde cuentas a toda una comunidad. Cualquier otro profesional rinde cuentas a un jefe.
El maestro es Teacher  o Misi en cualquier lugar. Cualquier otro profesional tiene nombre y apellido (Juan del Pueblo).

El maestro rinde informes diarios.

Cualquier otro profesional rinde informes mensuales.

El maestro tiene que cuidar la imagen propia y de la todos sus alumnos. Cualquier otro profesional cuida la imagen de una empresa.
El maestro debe ser ejemplo y enseñar la moral. Cualquier otro profesional tiene que tener una buena moral.
El maestro no puede cometer errores al educar el futuro de un pueblo. Cualquier otro profesional comete un error y se perdona.

Como puedes ver cada maestro o educador asume una misión enorme, pues de sus labios y de su corazón dependen decenas y decenas de muchachos que avanzan hacia la madurez y que serán muy pronto el futuro de la sociedad. Por eso su tarea se coloca en un nivel distinto del de las demás profesiones. La “productividad” del maestro no se mide en cantidades monetarias, sino en corazones y en mentes bien formadas.

Anuncios

No Olvides Dejar Tu Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s