La maestría del amor -capitulo 1

No hay nada peor en la vida que perderla por miedo a vivirla.
 

Les comparto una pequeña síntesis del capitulo 1, la maestría del amor. A decir verdad este capitulo nos da una amplia visión del libro. Desde este punto nos muestra los tópicos más conocidos por la humanidad: Miedo, Rechazo, Aceptación, Auto imagen, Domesticación.

 

Capitulo 1:

La mente herida

El autor nos invita a creer que somos los creadores y participes  de nuestra propia historia, es decir que en tu  imaginación  puedes crear una imagen de  ti mismo, sea lo que sea que creas que eres.  Eres como eres porque eso es lo que crees sobre ti mismo.
Todos en algún puto de nuestra vida nos convertimos en maestro,  por supuesto, maestros de nuestra propia vida, porque a lo largo de nuestra vida hemos sido capaces de crear nuestro entorno, modelando nuestras creencias, formas de pensar, actuar y ser. Hemos  practicado toda la  vida para ser quienes somos.

Con los años  obtenemos el título de maestría, según hayan  sido los principios y valores que practicamos durante la vida, es decir que  Toda nuestra desdicha y nuestro sufrimiento tienen su origen en la práctica.

Ahora enfatizamos en la palabra “practica”, ya que ella  resume el tipo de maestría que deseamos, puesto que si practicamos dolor, seremos maestros del dolor, si practicamos egocentrismo entonces seremos maestros del egocentrismo. Pero si deseas ser maestro del amor, entonces debemos  práctica el amor, no conceptos y frasearía  más bien acciones.

La enfermedad del miedo

Inevitablemente  el ser humano  es susceptible a diversas emociones, por tanto  la mente  es expuesta con el paso del tiempo a heridas mentales la cuales repercuten severamente  al portador, generando así algo llamado la  enfermedad del  miedo. Esta  se manifiesta a través del enfado, del odio, de la tristeza, de la envidia y de la hipocresía, y el resultado de esta enfermedad son todas las emociones que provocan el sufrimiento del ser humano.

Los libros de medicina, psiquiatría y psicología la describen como un estado normal, pero según nuestro razonamiento, esto no es algo normal puesto que  cuando la mente racional está tan asustada y las heridas duelen tanto, es preferible romper el contacto con el mundo exterior.

Debido al miedo que los seres humanos tememos a ser heridos y a fin de proteger nuestras heridas emocionales, creamos algo muy sofisticado en nuestra mente: un gran sistema de negación. En ese sistema nos convertimos en unos perfectos mentirosos. A tal punto que vivimos felices en  nuestra propia mentira.    Y aunque colocamos estas barreras para protegernos y mantener alejada a la gente, también nos mantienen encerrados y restringen nuestra libertad.

La domesticación

Algo que debemos remarcar: Lo que somos en realidad,  es puro amor; somos Vida.

Y cuando alcanzamos este nivel de conciencia, nos resulta una comedia ver  como los demás seres inventan sus propios infiernos, con castigos y temores.

En la metáfora del   escritor, detalla un planeta donde sus  habitantes  padecen de una cruel enfermedad de la piel.   En él nos describe que los niños nacen sanos, pero al cabo del tiempo ellos adquiere dicha enfermedad. Es muy claro que en nuestra realidad los niños son inocentes desde que nacen,  puestos que ellos no se preocupan por un pasado o por un futuro. Hasta que llega la hora de   relacionarse con muchas más personas  que al cabo de un tiempo  comienzan a distorsionar su auto concepto.

El problema reside en  la formación que adquiere por parte de los adultos. Una vez captada la atención de los niños, les enseñamos un lenguaje, les enseñamos a leer, a comportarse y a soñar de un modo determinado. A tal grado de llamar  a esta secuencia lógica como domesticación.

Es decir que el miedo   nos acostumbra a  conseguir la recompensa, de lo contrario  se convierte en el miedo a ser rechazado. Y el miedo a no ser lo bastante buenos para otra persona es lo que hace que intentemos cambiar, lo que nos hace crear una imagen falsa.

Nuestras imágenes no cambian realmente hasta que empezamos a relacionarnos con el mundo exterior y dejamos de tener la protección de nuestros padres. Esta es la razón por la que la adolescencia resulta particularmente difícil.

Entre la imagen que finge ser y la imagen interior que tiene de sí mismo cuando está solo, existen mentiras y más mentiras. Ambas imágenes están completamente alejadas de la realidad; son falsas, pero él no es consciente de ello.

Necesitamos escuchar las opiniones de los demás porque estamos domesticados y esas opiniones tienen el poder de manipularnos. Por eso buscamos el reconocimiento en los otros; necesitamos el apoyo emocional de ellos; ser aceptados por los demás. Esta es la razón por la que los adolescentes ingieren alcohol, se drogan o empiezan a fumar. Sólo para ser aceptados por otras personas que opinan que eso es lo que hay que hacer; sólo para que esa gente considere que están «en la onda».

El libro

Anuncios

No Olvides Dejar Tu Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s