La maestría del amor -Capitulo 6

“Aceptamos el amor que creemos merecer. “

 

 Saludos a todos, esta es una síntesis mas del libro “La maestría del amor”, me a parecido una buena idea compartir con ustedes, a decir verdad siempre buscamos el amor fuera de nosotros cuando el amor nos rodea por todas partes. El amor está en todas partes, pero no tenemos ojos para verlo.

Este capítulo nos invita a descubrir que el amor que necesitamos, está en nosotros mismos y no es necesario mendigar el amor que está en otros. Cuando descubres ese amor interno y aprendes a compartir con los demás, ellos estarán rodeándote porque sabes administrar tal amor.  Para lo cual el autor nos hace la analogía que en nuestro ser se encuentra la cocina mágica, que nos da todo lo que pedimos y    que al mismo tiempo podemos compartir con las demás.

Capitulo 6

Síntesis: La cocina mágica.

Nuestro cuerpo emocional ya no está sintonizado con el amor. La gente aprende a volverse egoísta y a cerrar herméticamente su corazón. Está hambrienta de amor y no sabe que el corazón es una cocina mágica.

El problema que tienen los seres humanos es que desconocen que poseen una cocina mágica en su corazón. Y todo este sufrimiento empezó cuando, hace mucho tiempo, cerramos nuestro corazón y dejamos de sentir el amor que reside en él. En algún momento de nuestra vida nos asustó amar porque creímos que el amor era injusto. El amor duele. Intentamos ser lo bastante buenos para otra persona, ser aceptados por otra persona y fracasamos. Ya hemos tenido dos o tres amantes y el corazón se nos ha roto unas cuantas veces. Amar de nuevo significa arriesgarse demasiado.

Cuando iniciamos una relación, nos volvemos egoístas porque nos sentimos necesitados. Todo gira a nuestro alrededor. Somos tan egoístas que queremos que la persona con quien compartimos nuestra vida esté tan necesitada como nosotros. Queremos a «alguien que me necesite» a fin de sentir que nuestra existencia está justificada, a fin de sentir que tenemos una razón para vivir. Pensamos que lo que buscamos es amor, pero lo que buscamos es a «alguien que me necesite», alguien a quien podamos controlar y manipular.

¿Dónde está el amor?

Lo que llamamos amor:

– alguien que me ame, alguien que se preocupe por mí- no es amor, es egoísmo.

¿Cómo es posible que funcione? El egoísmo no funciona porque en él no hay cabida para el amor. Ambas personas están hambrientas de amor. Cuando comparten el sexo, prueban un poco de ese amor y se vuelve adictivo porque están hambrientos de amor.

Pero, entonces, se encuentran con todos los juicios que están ahí. Se encuentran con todo el miedo, toda la desdicha y toda la culpa. Cuando le dices a una persona que la amas y ella te responde: «Bueno, yo no te amo a ti», ¿es esa una razón para sufrir? Que alguien te rechace no significa que tú tengas que rechazarte a ti mismo. Si una persona no te ama, otra te amará. Siempre hay alguien más. Y es mejor estar con alguien que quiere estar contigo que con alguien que siente que tiene que estar contigo.

Lo que te hace feliz es el amor que proviene de ti. Y si eres generoso con tu amor, todas las personas te amarán. Si eres generoso nunca estarás solo. Si eres egoísta siempre estarás solo y no podrás culpar a nadie por ello, salvo a ti mismo. La generosidad te abrirá todas las puertas, pero no el egoísmo.

El egoísmo proviene de la pobreza del corazón y de la creencia de que el amor no es abundante. Nos volvemos egoístas cuando pensamos que quizá mañana no obtendremos ni una porción de amor. Sin embargo, cuando sabemos que nuestro corazón es una cocina mágica nos mostramos siempre generosos y nuestro amor se vuelve completo e incondicional.

Se responsable de tu mitad

La relación es un arte. Resulta más difícil dominar el sueño que crean dos personas que el que crea sólo una. Para que los dos sean capaces de mantener la felicidad, será necesario que mantengas tu mitad en perfecto estado. Eres responsable de tu mitad, que contiene una determinada cantidad de responsabilidades. Solamente tuyas. Y quien tiene que hacerse cargo de ella eres tú, no tu pareja.

Si inicias una relación para experimentar un drama porque quieres sentir celos, porque quieres ser posesivo, porque quieres controlar la vida de tu pareja, no estás buscando la diversión, sino el dolor y eso es lo que encontrarás. Si inicias una relación con egoísmo esperando que tu pareja te haga feliz, no lo conseguirás. Y no será por su culpa, sino por la tuya.
Por que no te ocupas de lo que te corresponde e interfieres con la mitad que le corresponde a la otra persona.

El libro

 

Anuncios

Una respuesta a “La maestría del amor -Capitulo 6

No Olvides Dejar Tu Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s